La vez en que hice nuevos amigos y casi morí en una montaña

For English:

Ibarra - 17

Mis amigas de Tiputini y Mindo estaban acampando este fin de semana y pensaba que, porque todavía estaba un poco enferma, no debía acompañarles. Pero, todavía quería que viajar y por eso pregunté una chica en mis clases qué iba a hacer y me invité en su viaje. Fue un poco agresivo pero buena suerte para mí este grupo fue muy amable y el viaje fue divertido también.

Fuimos a Ibarra, una cuidad en el norte de la sierra. Se llama la Cuidad Blanca porque la arquitectura es muy colonial y también…blanca. Es una cuidad bellísima. Tiene muchos mercados, helado súper rico y esta fin de semana fue una celebración en la cuidad. Sin embargo, no pudimos encontrar esta celebración. Pudimos oír la música y ver los fuegos artificiales de nuestro hostal pero esta noche no pudimos encontrar nadie. Aunque, estaba bien porque pasamos la noche en un bar pequeña, nos conocimos y jugamos el mejor juego de Jenga de todos los tiempos.

El próximo día, cogimos un bus para visitar el pueblo, La Esperanza y subir un volcán dormido que se llama Lomo Cubilche. Este viaje fue una aventura. Me gusta hacer senderismo. He subido muchas montañas en los Apalaches pero los Andes son muy diferentes. Estas montañas son más inclinadas, más secas y los senderos empiezan más alta que cualquier montaña en los Apalaches. Por eso, fue una subida muy difícil para mí. A veces me sentía que no podía respirar pero las vistas de Otavalo, Ibarra, La Esperanaza y las otras montañas fue bellísimas.

Ful agotada

Ful agotada

Cuando llegué a la cumbre, almorcé y me descansé por un rato y entonces caminé un poco más para llegar a la laguna en el cráter del volcán. Fue mi primera vez en el cráter de un volcán y otra vez necesitaba nadar en el agua así que puedo decir que nadé en un volcán.

Sin embargo, la aventura real fue el descenso del volcán. El sendero al cráter fue muy largo y indirecto y por eso, decidimos que bajar la montaña sin el sendero. Somos tontos. Inicialmente fue divertido. A veces fue demasiado inclinado para caminar y necesitábamos deslizarnos en nuestras nalgas. Pero después de un rato, tuve dudas sobre nuestro “sendero” nuevo y tuve mucho miedo que nunca pudimos encontrar el sendero verdadero.

Es la manera correcta bajar una montaña?

Es la manera correcta bajar una montaña?

Pero, claramente, sobrevivimos. Encontramos el sendero (o más algunos de mis amigos encontraron el sendero mientras estaba tratando pararme que sentir pánico). Regresamos a La Esperanza y luego a Ibarra y mucho más luego a Quito para dormir por días.

Fue una aventura pero estoy muy feliz que me invité con este grupo porque no querría que haberme aventurado con alguien más.

Para ver más fotos


The time I made new friends and almost died on a mountain

My friends from Tiputini and Mindo were camping this weekend and I thought that, because I was still a little sick, I shouldn’t have joined them. But still, I wanted to travel and so I asked a girl in one of my classes what she was going to do and I invited myself on her trip. It was a little aggressive, but luckily for me, this group was very friendly and the trip was fun as well.

We went to Ibarra, a city in the northern highlands. It’s called the White City because the architecture is very colonial and also…white. It’s a beautiful city. It has many markets, super delicious ice cream and this weekend there was a celebration in the city. However, we couldn’t find the celebration. We could hear the music and see the fireworks from out hostel but that night we couldn’t find anyone. Although it was fine because we spent the night in a small bar, we got to know each other and we played the best game of Jenga of all time.

The next day, we caught a bus to visit the town, La Esperanza and climb a dormant volcano called Lomo Cubilche. This trip was an adventure. I like to hike. I’ve climbed a lot of mountains in the Appalachians but the Andes are very different. These mountains are steeper, drier and the trails start a lot higher than any mountain in the Appalachians. Therefore it was a very difficult climb for me. Sometimes I felt like I couldn’t breathe but the views of Otavalo, Ibarra, La Esperanza and the other mountains were beautiful.

When I arrived at the top, I ate lunch and rested for a bit and then I hiked a little more to arrive at the lagoon in the crater of the volcano. It was my first time in the crater of a volcano and once again I needed to swim in the water so that I could say that I swam in a volcano.

However, the real adventure was the descent down the volcano. The path to the crater was very long and indirect and therefore, we decided to get down the mountain without the trail. We’re idiots. At first it was fun. Sometimes it was too steep to walk and we had to slide down on our butts. But after awhile, I had doubts about out new “path” and I was very scared that we would never find the real trail.

But clearly, we survived. We found the trail (or rather some of my friends found the trail while I was trying stop myself from panicking). We returned to La Esperanza and later Ibarra and much later to Quito to sleep for days.

It was an adventure but I’m very glad I invited myself with this group because I wouldn’t have wanted to adventure with anyone else.

To see more photos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s